Home >¿Qué relación tiene la microbiota intestinal con el sistema inmunitario del bebé?

¿Qué relación tiene la microbiota intestinal con el sistema inmunitario del bebé?

Si quieres ayudar a que tu hijo esté preparado para el futuro y listo para afrontar los desafíos de la vida, comienza por ayudar a fortalecer su sistema inmunitario, a través de su intestino.

Las células, tejidos y órganos se unen para formar el sistema inmunitario, una increíble red de defensa que lucha contra invasores dañinos como bacterias, virus e incluso parásitos.

microbiota intestital y sistema inmunitario del bebé Todo esto empieza en el intestino

Puede que el intestino no sea la primera parte del cuerpo en la que se piensa cuando hablamos de salud inmunológica, pero en realidad aquí se encuentran entre el 70% y el 80% de las células inmunitarias. El intestino también es hogar de aproximadamente 100 billones de bacterias saludables que ayudan a su organismo a funcionar de manera normal.

Por tanto, no sorprende que el desarrollo del sistema inmunitario del bebé se base en tener un intestino sano.

La importancia del equilibrio y la biodiversidad

Quizás lo más revelador de la importancia de tener una microbiota intestinal equilibrada es el descubrimiento de que los bebés que se ven afectados por trastornos alérgicos tienden a tener niveles reducidos de bacterias saludables en el intestino. Se ha descubierto que los recién nacidos que padecen alergia a la proteína de la leche de vaca (una de las alergias más frecuentes en la infancia) o son alérgicos a varios alimentos, presentan una composición desequilibrada de estas bacterias beneficiosas en su sistema digestivo.

Además de las alergias, un intestino desequilibrado se ha asociado en algunos casos con inflamación (en ocasiones crónica) y con el posible desarrollo de enfermedades no contagiosas (ENC) en edades posteriores.

La buena noticia es que tener un intestino sano se asocia con una mejor salud, menos enfermedades no contagiosas, una reducción del riesgo de enfermedades alérgicas y una menor persistencia de las alergias.

(Abrahamsson TR, et al. J Allergy Clin Immunol, 2012;129(2):434-40. e2.) (West CE, et al. J Allergy Clin Immunol. 2015;135:3-13.)

microbiota intestital y sistema inmunitario del bebé
La nutrición es clave

Además de proporcionar a tu bebé la energía y los nutrientes que necesita para crecer, la nutrición también es importante para ayudar al desarrollo de su sistema inmunitario. Los prebióticos y probióticos pueden tener una influencia directa e indirecta sobre el sistema inmunitario del bebé, creando las mejores condiciones para que el sistema inmunitario rinda al máximo.

Muchos estudios clínicos han mostrado que los prebióticos pueden ayudar a mejorar tanto la salud del intestino como del sistema inmunitario.

Por ejemplo, los recién nacidos que presentaban un alto riesgo de desarrollar alergias fueron alimentados con leche de fórmulas con prebióticos durante seis meses. Posteriormente, se descubrió que estos bebés presentaban una reducción de la sensibilización alérgica, un efecto que duraba hasta 3 años. Este hallazgo sugiere que es posible ayudar al sistema inmunitario, y que la nutrición en las primeras etapas de la vida puede tener efectos a largo plazo.

Se ha demostrado que una dieta suplementada con simbióticos (combinación de prebióticos y probióticos) puede tener un efecto positivo sobre el intestino y el sistema inmunitario del bebé. En un estudio se alimentó a bebés nacidos por cesárea, que podían presentar menos bacterias beneficiosas en comparación con los bebés nacidos mediante parto vaginal, con simbióticos específicos (prebióticos y el probiótico Bifidobacterium breve M-16V) durante 16 semanas. Al final del periodo de estudio, se descubrió que estos bebés tenían bacterias intestinales más similares a las de los lactantes nacidos por vía vaginal.